Destacadas

Ya es ley Economía del Conocimiento que impulsa las nuevas tecnologías

Avatar
Escrito por BA Productivo

La Cámara de Diputados convirtió en ley el proyecto de Economía del Conocimiento, que promueve mediante incentivos fiscales, hasta el año 2029, a las empresas y emprendedores en el diseño, adaptación y desarrollo de producción software y servicios afines a las nuevas tecnologías.

La iniciativa sancionada contó con el respaldo del Frente de Todos y de los interbloques provinciales -Unidad para el Desarrollo, Federal y Movimiento Popular Neuquino-, que sumaron 133; en tanto que 88 integrantes de Juntos por el Cambio se abstuvieron. Los dos diputados de la Izquierda, dos del PRO y Graciela Camaño, de Consenso Federal, fueron los cinco votos en contra.

El proyecto original había sido aprobado por Diputados en junio y luego modificado por el Senado, por lo que la semana pasada regresó a la Cámara baja para su sanción definitiva con la aceptación de las modificaciones introducidas al texto. La economía del conocimiento es una industria «generadora de divisas» que impacta en la creación de empleos calificados y resulta esencial para el incremento de exportaciones, aseguró hoy la subsecretaria del área, María Apólito.

En tanto, el presidente Alberto Fernández ponderó la sanción de la ley de Economía del Conocimiento, que promueve con incentivos fiscales la industria tecnológica, resaltó que ese sector aporta el 10% de las exportaciones argentinas. El jefe del Estado consideró que con la nueva norma «se dio un paso central para el desarrollo futuro» del país, al participar de un encuentro organizado por la Asociación de Cámaras Americanas de Comercio de América Latina y el Caribe (Aaccla) y la Cámara de Comercio de Estados Unidos en la Argentina (Amchan).

Dentro de las actividades promocionadas por la ley figura la «industria 4.0 y todas las tecnologías asociadas como big data, machine learning, robotización, todo este paquete de nuevas tecnologías que hacen más eficientes y automatizados los procesos productivos», indicó Apólito.

«Nuestra idea y desafío es que cada vez más empresas y pymes tengan la posibilidad de incorporar estas tecnologías y que sean transversales a sectores productivos tradicionales y economías regionales para que sean más competitivas», remarcó Apólito.

La funcionaria dijo también que la reglamentación de la ley sancionada está «bastante avanzada pero tenemos que ajustar los cambios que se definieron en el Senado», indicó la funcionaria para precisar que el objetivo es «tener el régimen en marcha antes de fin de año».

Desde el sector privado, el vicepresidente de la Cámara de la Industria Argentina de Software (Cessi) José María Louzao Andrade, sostuvo que la ley sancionada «nos fija un horizonte de inversión; podemos invertir para crecer fuerte el año próximo porque sabemos cuáles son las condiciones y podemos calcular nuestros costos».

Señaló que hay «temas operativos» que van a dialogar con la Subsecretaría para la reglamentación de la ley, e insistió en que la norma «da un empuje de competitividad», y agregó que «la ley nos encamina a ser un país productor de software y no usuario; un país que cobre licencias y no que pague licencias, que es lo que diferencia hoy a un país desarrollado de un país en vías de desarrollo».

El sector de software genera en la actualidad alrededor de 127.000 empleos directos, es una industria con pleno trabajo y en la que la previsión más «conservadora» es que con la nueva ley de promoción el total de las plantillas podría trepar a 150.000 el año próximo.

Otro representante del sector privado, el director ejecutivo de la entidad que nuclea a empresas de servicios, Argencon, Luis Galeazzi, dijo  que «celebramos la sanción de la ley porque nos pone en otro lugar, en lo que va del año estuvimos en un limbo normativo». «Valoramos la ley, a la que se le hicieron cambios buenos, como la ampliación de beneficios para la población femenina, a quienes están trabajando en zonas alejadas de las ciudades, entre otras mejoras», agregó Galeazzi.