Informes

Para la UIA, En enero la actividad industrial creció 5,4% interanual

Avatar
Escrito por BA Productivo

En enero, la actividad industrial creció +5,4% interanual y +4,6% en la medición desestacionalizada. Continuó la tendencia positiva de los dos meses anteriores y se volvió a encontrar por encima de los niveles pre-pandemia (febrero 2020), un +6,6%.

Al interior de la industria persisten heterogeneidades. Por un lado, existe un bloque de sectores que continúa con una fuerte recuperación. Este es el caso de Minerales no Metálicos (+22,2%) que registró el quinto aumento interanual consecutivo. Al mismo tiempo, el sector Automotor (+17,5%) continuó la expansión registrada durante los últimos meses de 2020, tanto en el mercado interno como en el mercado externo. En el caso de las actividades de Metálicas Básicas (+11,2%) la recuperación continuó por la mayor producción de acero (+24,3%) dado que la producción de aluminio continuó en niveles muy reducidos (-21,2%).

Por último, el sector de Alimentos y bebidas (+0,4%) se mantuvo relativamente estable con respecto del mismo mes del año anterior. Al interior del mismo, se observó una heterogénea recuperación: por un lado, la molienda de oleaginosas, los lácteos y las bebidas impulsaron el crecimiento del sector, mientras que por el otro la carne vacuna, la carne aviar y el vino traccionaron el indicador a la baja. El sector continúa afectado por la vigencia de precios máximos y crecientes controles a la actividad.

Por otro lado, existen sectores que continuaron a la baja durante el primer mes del año. En el caso de la industria del Papel y cartón (-7,8%) la contracción corresponde a paradas de planta. En el caso de la Refinación del petróleo (-7,2%) la producción continuó en niveles muy reducidos. Finalmente, en el caso de las Sustancias y productos químicos (-3,3%), también en el marco de paradas y mantenimiento de planta.

En línea con la recuperación de buena parte del entramado productivo, la utilización de la capacidad instalada en la
industria alcanzó un 57,2% en enero, 1,1 p.p. por encima de enero 2020. Respecto a un año atrás, las principales incidencias positivas se observan en las industrias metálicas básicas y en la metalmecánica.

En cuanto a la demanda externa, en el primer mes del año las exportaciones industriales (MOA sin complejo oleaginosas +MOI) se contrajeron -2% con respecto a enero 2020, alcanzando el menor nivel para el mes en cinco años. En el caso de las exportaciones MOI, las mismas acotaron su caída con respecto a los meses anteriores (-1,4%) producto de las mayores ventas de automóviles y de productos químicos y conexos. Se trata de la primera suba de
estos productos, luego de varios meses en los que se registraron profundas caídas.

Los primeros datos de febrero continúan mostrando una recuperación sectorial. Por el lado del sector automotor, si bien la producción automotriz se contrajo (-16,5%), esto obedeció a paradas de planta por vacaciones, mientras que los patentamientos continuaron aumentando (+8,4% interanual).

En el caso de la construcción, tanto los despachos de cemento (+18%) como los insumos para la construcción relevados por el Grupo Construya (+25,2%) continuaron con la recuperación iniciada durante el segundo semestre de 2020. En esta misma línea, la demanda de energía eléctrica por parte de grandes usuarios industriales volvió a
incrementarse (+2,4%, de acuerdo a CAMMESA).

En lo que respecta al frente externo, las exportaciones hacia Brasil se expandieron al igual que en enero (+17,3%). Aún así, persisten heterogeneidades y el consumo masivo sigue sin aumentar en forma generalizada. La recaudación real del IVA DGI se volvió a mostrar afectada (-6,5%), evidenciando una recuperación más rápida por el lado de la oferta que por el lado de la demanda.

Al mismo tiempo, de acuerdo a la última encuesta realizada desde la UIA, todavía persisten dificultades en el entramado productivo. En enero el 22% de las firmas aseguró que no pudo hacer frente al pago de impuestos, siendo este tipo de pago el que más mora registra. Además, el relevamiento arrojó que aún hay una cantidad considerable de trabajadores dispensados de acudir al lugar de trabajo y prestar tareas debido a la pandemia (12,5% del personal en promedio), siendo las licencias por casos de Covid-19 las que más preocupan a las empresas. De este modo, persisten nuevos costos asociados a la emergencia sanitaria como la demanda temporal de empleo para cubrir trabajadores dispensados, el traslado del personal y los test preventivos y para contactos estrechos y sospechosos. Que se avance a un mayor ritmo en la campaña de vacunación es imprescindible para la continuidad de la
producción en las plantas, donde no preocupan los contagios al interior de las mismas, pero sí los contagios sociales que luego repercuten en la producción. Por último, si bien hay empresas de sectores más dinámicos que ampliaron su dotación de trabajadores frente a la recuperación de la actividad, de la encuesta se desprende que un 69% de estas empresas contrataría personal adicional de no encontrarse vigentes las regulaciones actuales sobre el mercado de
trabajo.

De cara al 2021, en un contexto donde persisten la incertidumbre, será fundamental priorizar la recuperación de la inversión y la productividad, de forma tal que se consolide una recuperación tanto de la producción industrial como del en el mercado laboral. Asimismo, es importante que la recuperación se vea acompañada de claros incentivos a la exportación que favorezcan el ingreso de divisas para que el crecimiento macroeconómico sea sostenible.