Mundo Pyme - DIB

Los brazos del campo están caídos

Escrito por BA Productivo

Por Martín Ciprés

Desde diciembre de 2019, con el cambio de Gobierno, el campo tuvo varias señales que no acompañaron su inercia productiva y de inversión. El proceso de estatización de Vicentín primero, hasta llegar a la suspensión de las exportaciones de carne y la posterior regulación son al menos las muestran de que esa relación volvió ser tensa. Y eso repercute en las decisiones diarias.

Esta semana salió el índice de julio de 2021 del estudio denominado Ag Barometer, elaborado por el Centro de Agronegocios y Alimentos de la Universidad Austral, que marca por segunda edición consecutiva un deterioro en la confianza de los productores agropecuarios, muestra un valor de 69 frente a 79 de mayo 2021. Si bien los factores externos traccionan este cambio de humor (en tanto los precios internacionales son algo menores respecto de abril, mayo y parte de junio), son los factores internos los principales drivers de la desconfianza de los productores.

La intervención en el mercado de carnes fue percibida como «no exitosa» por los productores, a la vez que existen temores de potenciales nuevas intervenciones en otros mercados. «Alrededor del 60% de los productores ve al maíz como un mercado donde podrían ocurrir nuevas intervenciones», indica el informe.

El Índice de Condiciones Presentes -que incluye la situación financiera actual comparada con un año atrás y la oportunidad para realizar inversiones en activos fijos- alcanza los 74 puntos. Acorde con los especialistas «esto implica una caída sustancial de casi 15 por ciento frente a la edición previa». Un dato no menor es que este índice volvió a valores similares a los de septiembre de 2020, mes en el que había iniciado un proceso de recuperación y que se detuvo en las últimas dos ediciones, con el cierre de las exportaciones de carnes.

Al mismo tiempo, el Índice de Expectativas Futuras -en el que se incluyen percepciones acerca del futuro de la explotación agropecuaria y del sector agropecuario en general, en horizontes de tiempo de 1 y 5 años- mostró una caída respecto a la edición previa de aproximadamente 11 por ciento. “Esto también está directamente vinculado a la incertidumbre a futuro que disparó la intervención en el mercado cárnico”, indicó el AG Barometer.

“Esto último se percibe, principalmente, en la percepción de la situación para la economía agropecuaria de aquí a un año. Tres cuartas partes de los productores encuestados prevén malos tiempos para el sector en los próximos doce meses”, agrega el informe.

La prohibición por 30 días las exportaciones de carne vacuna que efectuó el Gobierno con el objetivo de “reordenar la exportación” el pasado mayo, a la luz de la visión de los productores han sido marcadamente negativa.