Informes

La industria levantó cabeza en marzo con un incremento del 10.3% en un mes

Escrito por BA Productivo

En marzo la actividad industrial creció +24,1% anual y +10,3% con respecto a febrero en la medición desestacionalizada. Se trata de un elevado aumento interanual por la comparación con marzo de 2020, cuando la producción se vio afectada por las primeras medidas de ASPO y de una recuperación mensual luego de la caída registrada en algunos sectores en febrero por paradas de plantas. En este marco, la mayoría de las actividades tuvieron subas interanuales.

Respecto de marzo de 2019 (aislando el efecto de la pandemia), la variación sigue siendo positiva pero menor: +9,2%. Los fuertes incrementos del mes se deben principalmente a la baja base de comparación, dado el inicio del ASPO a mediados de marzo 2020. Sin embargo, son varios los sectores que mostraron un buen desempeño comparando también con marzo de 2019. Entre ellos se destacan el sector Automotor, quien tuvo la mayor alza
(+125,2% con respecto a 2020 y 47,7% respecto a 2019), seguido por Minerales no Metálicos (+99,9% respecto a 2020 y 15,5% respecto a 2019).

Por su parte, el sector de Metales básicos mostró un fuerte crecimiento interanual (26,1% respecto a 2020 y 16,3% respecto a 2019), aunque con bastante heterogeneidad: el acero impulsó el indicador al alza mientras que la producción de aluminio aún no llega a los niveles de marzo de 2020.

Otros sectores mostraron un alza algo más moderada, como es el caso de Alimentos y bebidas (+12,3% respecto a 2020 y +13,2% respecto a 2019). En este sector, la molienda de oleaginosas representó un gran impulso, mientras que el resto del sector acompañó la suba pero a un ritmo menor. En una situación similar se encuentran Papel y cartón (+9,5% respecto a 2020 y 1,4% respecto a 2019) y Sustancias y productos químicos (+7% respecto a
2020 y +4,4% respecto a 2019).

Asimismo, es posible encontrar sectores que a pesar de tener un buen desempeño respecto del año pasado, aún no logran recuperarse totalmente. Este es el caso de Metalmecánica que mostró un buen resultado respecto a marzo de 2020 (+24,9%) pero todavía se encuentra por debajo del nivel del año 2019 (-3,2%) y persiste con datos negativos el sector de Refinación de petróleo, con caídas tanto respecto al año anterior (-8%) como respecto al 2019 (-16,9%).

Con estos datos, en el primer trimestre la actividad acumuló suba interanual de +7,1% y una variación trimestral de +5,3% sin estacionalidad. Se trata de una aceleración en el crecimiento trimestral en comparación al cuarto trimestre de 2020 (+1,5%). Los primeros datos de abril 2021 anticipan un nuevo crecimiento de la producción con variaciones interanuales que se aceleran notablemente por la comparación con abril 2020, cuando muchas actividades
estuvieron paralizadas.

Se observa también un incremento importante en el sector automotor, con un alza fuerte en los patentamientos y en la producción, la cual se reactivó luego de estar parada durante abril de 2020, aunque aún se encuentra por debajo de los niveles observados en 2019: la producción automotriz se contrajo en un -3,2% mientras que los patentamientos lo hicieron en un -29%.

Finalmente, los indicadores adelantados de demanda, tanto externa como interna, se mantienen todavía un poco más débiles. En el caso de la relación comercial con Brasil, las exportaciones se aceleraron con una suba de +51,8% anual pero se ubicaron aún un 9,2% debajo de las de abril de 2019. La Recaudación IVA DGI real también mostró un alza respecto del mismo mes de 2020 (+29,3%) pero no logró recuperar los niveles de abril de 2019 (-13,2%).

Se destaca un fuerte crecimiento en indicadores vinculados a la construcción, situación que se mantiene incluso respecto de 2019 (Construya +19,8% y despacho de Cemento +5,5%). En tanto, otros sectores muestran subas más moderadas respecto de 2019. El consumo de energía eléctrica de grandes usuarios industriales informado por CAMMESA registró un aumento del +68,3% anual pero solo de +1% respecto de 2019.

Con estos datos y, de cara al segundo trimestre del año, las perspectivas positivas de la producción se mantienen, aunque empiezan a ganar participación ciertas problemáticas asociadas a la situación sanitaria, los nuevos costos y las dificultades asociadas al elevado ausentismo. Serán importantes las medidas orientadas a fortalecer las exportaciones y reducir la incertidumbre macroeconómica.