Informes

La industria crece en septiembre aunque el acumulado sigue negativo

Avatar
Escrito por BA Productivo

En septiembre, la actividad industrial creció +2,6% interanual y tuvo un incremento mensual de +5,6% en la medición desestacionalizada. Se trata de la primera suba interanual del año, cifra que muestra una mejora respecto de los datos registrados al comienzo de la pandemia. Aún así, en el acumulado de los primeros nueve meses del año, se registró una baja de -9,6% respecto a igual período del año anterior y la producción permanece todavía un -2,0% por debajo de los niveles de la prepandemia (febrero 2020).

En línea con la incipiente recuperación de la actividad económica, de acuerdo a la última encuesta realizada desde la UIA, en octubre un 40% de las empresas encuestadas se encontraba produciendo a un nivel igual o mayor al registrado un año atrás. Este dato está en sintonía con que el 38% de las empresas reportaba ventas similares o mayores con respecto a octubre 2019. No obstante, aún una parte considerable del entramado productivo continuaba
perjudicado: un 40% aseguró tener caídas en la producción superiores al 25% y un 43% de los establecimientos indicó una caída de las ventas superior al 25%.

Aún persisten las heterogeneidades sectoriales y regionales. Traccionaron al alza rubros vinculados a los nuevos patrones de consumo, como higiene personal y aparatos de uso doméstico y rubros relacionados al bloque de minerales no metálicos y al agropecuario -pinturas, caucho y plástico, y maquinaria agrícola-.

Al interior de los sectores se puede observar un desempeño dispar. Por un lado, desde el retorno de las actividades algunos rubros registran una mejora continua. Este incremento estuvo impulsado por subrubros ligados a la higiene dentro del hogar, el sector agropecuario y la construcción. Este es el caso de sustancias y productos químicos, que en septiembre consolidó el cuarto aumento consecutivo interanual (+17,6%). Asimismo, existen sectores que repuntaron fuertemente impulsando la producción industrial al alza. Este es el caso del sector automotor (+16,1%),
que luego de dos años consolidó su primer incremento por el fuerte impulso del mercado interno motorizado por la elevada brecha cambiaria. Y el del bloque de minerales no metálicos (+15,3%), que estuvo impulsado por todos los subrubros a excepción del cemento y el yeso.

Por otro lado, hay un grupo de sectores que también fueron muy golpeados por el estallido de la pandemia, pero recién en septiembre lograron superar los niveles con respecto a un año atrás. Es el caso de alimentos y bebidas (+3,9%), que si bien creció también en junio, los últimos dos meses había operado en niveles bajos y persisten situaciones heterogéneas al interior. Descontando al complejo oleaginosas, el sector creció +4,6% interanual. El de
metalmecánica (+0,5% i.a.), que se vio impulsado por la maquinaria agrícola, carrocerías y remolques, y productos de metal, dado que el resto de los sectores aún registran niveles inferiores a los de 2019. Y papel y cartón (+2,2%), donde papel para embalaje y tissue consolidaron el incremento interanual.

Finalmente, existe un bloque que continúa en niveles de producción históricamente bajos, y que todavía no logra superar los niveles registrados durante 2019. Este es el caso de industrias metálicas básicas (-19,7%), que si bien el sector agropecuario, la industria automotriz y los electrodomésticos incidieron positivamente, no fue suficiente para mitigar la caída de autopartes y de la demanda vinculada al sector petrolero. En lo que respecta al aluminio y al
acero, ambos registraron mermas interanuales de -38,7% y -11,9% respectivamente. No obstante, los despachos de acero al mercado interno registran una notable mejora con respecto a los meses previos. También volvió a caer la refinación del petróleo (-17,8%).

De acuerdo a COPAL, en septiembre los subrubros del vino, arroz, carne aviar, chacinados y el sector pesquero fueron los que impulsaron el crecimiento. Mientras que los aceites vegetales, las infusiones -yerba, té, café, etc.-, y las bebidas espirituosas traccionaron el indicador a la baja.

Por el lado regional, con respecto a la producción y a las ventas se observa una recuperación más rápida al interior del país, no obstante, las flexibilizaciones en el AMBA comenzaron a impactar positivamente en la actividad durante octubre y noviembre.

En este contexto heterogéneo, la utilización de la capacidad instalada de la industria se ubicó en 60,8% en septiembre de acuerdo al INDEC, 3,1 p.p. más que un año atrás. Al mismo tiempo, registró una recuperación respecto de los meses previos (agosto: 58,4%; y julio: 56,8%).

En cuanto a las exportaciones industriales, en septiembre se registró una caída interanual de -19,4%, descenso explicado en gran parte por la menor demanda brasileña (-14,5% i.a.). De acuerdo a datos de octubre, las ventas externas totales hacia ese país aceleraron la tasa de caída a -18,4% interanual. Esto se explica, principalmente,
por la alta base de comparación de octubre 2019 -cuando se habían registrado las mayores exportaciones para el mes desde 2014- dado que en términos mensuales, las exportaciones se incrementaron un +2,8% desestacionalizado con respecto al mes anterior.

Los primeros datos interanuales de actividad de octubre continúan mostrando señales mixtas entre sectores. Mientras los insumos para la construcción (+15,8%), patentamientos de autos (+14,6%), despachos de cemento (+13,2%), y acero (+0,1%) se encontraron por encima de octubre 2019, otros sectores, si bien mejoraron el desempeño con respecto a los últimos meses, continúan con un nivel de producción reducido. Este es el caso del aluminio (-37,4%).

En el caso de la producción de autos (que cayó -9,8% luego de la suba de septiembre) se espera que la caída sea parcial, ya que las ventas al mercado interno de vehículos nacionales continúan en aumento (+73,5%). Por último, la caída de la demanda de energía se mantuvo estable (-8,2% interanual) de acuerdo a CAMMESA.