Ciencia y Tecnología

El gasto en infraestructura en la nube supera por primera vez al de las instalaciones físicas

Escrito por BA Productivo
Un informe de Synergy Research Group muestra que el gasto empresarial en servicios de infraestructura en la nube continuó aumentando agresivamente en 2020, creciendo un 35% para llegar a casi $130 mil millones. Mientras tanto, el gasto empresarial en hardware y software de centros de datos cayó un 6% a menos de $ 90 mil millones de dólares.

Lo que evidencia estas cifras es que, en el contexto de la pandemia, más empresas invierten dinero en servicios en la nube y están restringiendo severamente su gasto en activos de centros de datos locales. “Desde las organizaciones más modernas hasta las más tradicionales están evaluando continuar con el trabajo remoto o mixto más allá de la finalización de la pandemia. En este contexto, las ventajas de los servicios en la nube se potencian y por esa razón varios de nuestros clientes nos están pidiendo que lo ayudemos en la migración de los centros de cómputos locales a servicios en la nube”, comenta Germán Torres, Director de Transformación Digital de Snoop Consulting.

“A las herramientas para trabajar en la nube nosotros las clasificamos en cuatro grandes áreas con herramientas especiales para cada uno -señala Mercedes Morera, Directora de pymes en Snoop Consulting-: para Comunicación (Interna -RRHH- y externa) dos de las que más trabajamos y recomendamos son Workplace y Google Meet; para Marketing y Ventas tenemos Freshwoks, Sugar CRM, Power Bi por nombrar algunas; para Planificación y Documentación, Google Drive y para Organización y Gestión de las personas (Project, Click Up, Jira, etc.).

Cuando se habla de instalaciones o infraestructura física se debe contemplar el total de gastos que incluye servidores, almacenamiento, redes, seguridad y el software relacionado necesario para ejecutar el hardware.

“Hoy en día no se justifica hacer una inversión en hardware. Las empresas lenta pero firmemente están migrando a la nube y así están mejor preparadas ante eventualidades como la vuelta de restricciones y solo tienen que preocuparse por los proyectos diarios.” finaliza Torres.