Informes

El empleo industrial totaliza 24 meses consecutivos de caída anual

Avatar
Escrito por BA Productivo

En agosto hubo cierta estabilización en el número de asalariados registrados del sector privado, con la menor
contracción mensual en 18 meses (-0,02%; -1.301 puestos). Aún así, en la comparación interanual, la caída en la
cantidad de puestos de trabajo fue del -5% (-301 mil puestos), y se mantiene elevada en el marco de la crisis
económica. Con estos datos, totalizan 24 meses consecutivos de caída anual ininterrumpida del empleo
asalariado registrado privado.

Mientras que la evolución mensual es heterogénea entre sectores y hay solo un pequeño grupo de actividades
que muestran una lenta recuperación del empleo, la pérdida interanual de puestos de trabajo es generalizada.
Sectores como la Construcción (-27,9% i.a.) y Hoteles y restaurantes (-15,1%) se han visto fuertemente afectados
por las medidas de aislamiento y registran las mayores caídas respecto al año 2019.

Con relación a la industria, en agosto hubo un nuevo incremento marginal del empleo por tercer mes
consecutivo (+0,1%; +1.540 puestos), reduciendo la caída interanual del sector (-2,1%; -23.602 puestos).
Nuevamente, el empleo del sector evidenció una caída menor que la de la producción. La tendencia positiva de la
recuperación del nivel de actividad industrial se vio interrumpida en agosto, cuando la actividad se contrajo un –
5,2% de acuerdo al IPI-CEU, aunque septiembre mostró una nueva mejora.

La recuperación industrial mantiene un comportamiento heterogéneo entre sectores que explica que la
actividad se mantenga por debajo de los niveles pre pandemia. Las medidas de aislamiento y las dificultades para
recuperar el nivel de producción y ventas imponen un desafío para la sostenibilidad de las empresas, más aún
considerando el incremento de los costos asociados a los traslados de personal, testeos y adecuación a protocolos.

Esta situación difícil se expresa en la disminución de la cantidad de empresas que presentan declaraciones
juradas de empleo en el SIPA respecto al año previo. Si bien con la reapertura de actividades se moderó la
caída, en julio la misma fue del -3,9% i.a. (-21.673 empresas). La industria mostró una evolución similar (-3,8% i.a.)
que, comparada con la fuerte caída de abril, expresa una mejora considerable producto de la reapertura de fábricas y
la progresiva normalización de la cadena de pagos.

Las suspensiones continúan siendo la principal herramienta de gestión del personal en un contexto de fuertes
regulaciones en el mercado laboral. Si bien la tasa de suspensiones por trabajador disminuyó en septiembre
(6,3%) y fue la más baja desde la irrupción de la pandemia en abril, se mantiene en un nivel históricamente
elevado y alcanza al 18% de las empresas.

La mayor parte de la caída interanual del empleo registrado privado se explica por la evolución de los asalariados
privados. Si bien todas las modalidades redujeron su caída interanual en agosto, solo los asalariados públicos y
monotributistas experimentaron un crecimiento respecto al año previo.

Las medidas como el ATP, el IFE y la reducción temporal de las contribuciones patronales han sido fundamentales
para mitigar el impacto negativo de las crisis en el empleo y los ingresos de la población, y su continuidad será
fundamental para la salida de la crisis con las capacidades productivas en mejores condiciones. Sin embargo, un
sendero de recuperación sostenible exige medidas que no solo apunten a la continuidad del empleo sino también a la
generación de nuevos puestos de trabajo registrado y la sostenibilidad de las empresas, en el marco de una
estrategia integral de mediano plazo.