Empresas

Carlos Muia compró el 45% de Santista Argentina y recuperó la marca Grafa

Escrito por BA Productivo

El empresario textil radicado en Catamarca, Carlos Muia, que compró el 45% del paquete accionario de Santista Argentina, ex Grandes Fábricas Argentinas (Grafa), manifestó su deseo de que la burguesía nacional recupere el protagonismo de conducir «resortes básicos» de la economía en la industria y en el comercio.

«Estamos orgullosos por la compra, estamos orgullosos por la visión de país que nosotros queremos. Queremos un país donde la burguesía nacional recupere el protagonismo de conducir resortes básicos de la economía en la industria y en el comercio», manifestó Muia en diálogo con Télam.

Santista es una empresa textil que produce 2.200.000 metros de telas al mes, de los cuales 1.200.000 metros es de tela de índigo para jeans y el resto es para ropa de trabajo. Su planta industrial se encuentra en la localidad de Aguas Blancas, dentro del municipio de Famaillá, a 25 kilómetros de la ciudad de San Miguel de Tucumán.

El empresario y presidente de la Unión Industrial de Catamarca puntualizó que el empresariado argentino «debe recuperar empresas que garanticen ser los resortes básicos de la economía del país».

«Nosotros tuvimos durante la época de Bunge y Born, que era el dueño de 20 empresas: Molinos Río de la Plata, Alba, Envase Centenera, Industria Química, Duperial, Grafa, y vimos como la mayoría de esas empresas pasaron a manos extranjeras, como pasó a manos extranjeras Loma Negra que era de Fortabat», dijo.

En ese sentido, Muia agregó: «Para nosotros es un orgullo esto, la verdad que como país creemos que los argentinos tenemos que recuperar estas empresas y tener esos resortes básicos de economía del país».

Muia, quien se radicó en Catamarca hace casi 40 años y fundó la empresa textil Confecat S.A. convirtiéndola en el mayor empleador privado de la provincia, explicó que comprar Santista Argentina en un contexto poco favorable fue «la operación más importante de su vida, una visión y un anhelo».

«La verdad que para nosotros fue una operación muy importante, quizás en nuestra vida empresaria con mi hermano, fue el logro más importante que hayamos conseguido. Habitualmente compramos casi 200 kilómetros de tela a Santista, es decir es uno de nuestros proveedores más importantes en la parte textil, con lo cual integrarnos con nuestro proveedor más importante siempre fue un anhelo, una visión y un objetivo que lo pudimos conseguir», afirmó.

En esta línea, Muia explicó que la compra del 45 % de Santista no fue fácil y no recibió el apoyo que esperaba del gobierno nacional.

«Nos costó mucho esfuerzo, porque no nos acompañó el gobierno en la forma que nos prometió acompañar, dándonos acceso al mercado único de cambio donde el billete cuesta 100 pesos. Nosotros tuvimos que pagar una deuda en dólares, porque había que pagar al exterior, por lo que tuvimos que salir a comprar a contado con liqui a 170 pesos, un esfuerzo enorme», explicó.

Muia también hizo referencia a la recuperación de Confecciones Riojanas, que había cerrado en 2019 y hoy forma parte de su grupo empresario luego de hacerse cargo de la deuda concursal que mantenía la empresa.

«Nosotros tenemos dos plantas en La Rioja, una hace más de 11 años en Famatina con más de 100 operarios que trabajaban para nuestra empresa de Catamarca haciendo capelladas de cuero, después habíamos ampliado también en Famatina a 40 personas una nave nueva de confección», finalizó.